Un estudio de INCLIVA identifica unos biomarcadores que predicen la supervivencia en pacientes con el cáncer de piel más agresivo

Un estudio realizado por el Grupo de Investigación en Cáncer Cutáneo del INCLIVA concluye que la cantidad de los microRNAs miR-125b, miR-200c y miR-205 en los melanomas primarios de la piel influye en la evolución de los pacientes con melanoma, permitiendo predecir el desarrollo de metástasis, y por lo tanto, también la supervivencia de los pacientes. Sus resultados acaban de publicarse en la revista Scientific Reports.

Este estudio, en el que han participado Beatriz Sánchez, Carolina Martínez, Jose González, Amelia Murgui y Liria Terrádez ha sido dirigido por el catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Valencia y Jefe de Sección de Anatomía Patológica del Hospital Clínico Universitario de Valencia, Carlos Monteagudo Castro, investigador principal y coordinador del grupo de investigación. 

La investigadora Beatriz Sánchez, primera autora del estudio, explica que “los microRNAs, o miRNAs, son pequeñas moléculas de ácido ribonucleico (ARN o RNA) que regulan multitud de procesos biológicos y que se utilizan cada día más como marcadores pronósticos y terapéuticos. Presentan grandes ventajas en relación a otro tipo de biomarcadores, ya que son muy estables tanto en muestras de tejidos como en fluidos, lo que permite realizar análisis y controles menos invasivos y más frecuentes a los pacientes”.

El grupo de investigación ha observado que la cantidad de las moléculas, miR-125b, miR-200c y miR-205, disminuye sustancialmente en los tumores primarios de mayor agresividad, que son los que acaban desarrollando metástasis. Y de la misma forma, los pacientes cuyos tumores primarios tienen niveles elevados de estos tres miRNAs presentan una mayor supervivencia libre de metástasis y, por ello, sobreviven más tiempo. El estudio concluye que estos miRNAs protegen frente a la diseminación del melanoma.

Además, la investigación “in vitro” realizada sobre el miR-205, el único que no expresan las líneas celulares de melanoma testadas, ha demostrado como la reducción significativa de este miRNA favorece la degradación de la matriz extracelular necesaria para la invasión y diseminación del cáncer. Así, los investigadores consideran que de estas moléculas, es miR-205 la mejor a la hora de predecir la supervivencia por melanoma. 

El Dr. Carlos Monteagudo apunta además que “la manipulación o modificación terapéutica de los niveles de estos miRNAs podría ser útil para el tratamiento de los pacientes y mejorar su calidad de vida. La idea sería la de potenciar los niveles de expresión de los miRNAs identificados, y particularmente los de miR-205, ya que podría tener un valor preventivo en pacientes con melanoma en el momento del diagnóstico del tumor primario, al dificultar la diseminación metastásica y por tanto mejorar la supervivencia en el contexto de la medicina personalizada”.

 

La influencia de los miRNAs en el cáncer de piel

El Grupo de Investigación del INCLIVA inició la línea de investigación de la influencia de los miRNAs en el melanoma comparando la expresión en los tumores de 12 miRNAs diferentes a través de un análisis por PCR cuantitativa en un total de 132 muestras tumorales (65 tumores primarios y 67 tumores metastásicos).  

Relacionando dicha expresión con la evolución clínica de los pacientes los investigadores encontraron una clara reducción de la expresión, a lo largo de todo el espectro de progresión del melanoma, de los miRNAs miR-125b, miR-200c y miR-205. Además, el estudio revela que este hecho acontece de forma secuencial a medida que la progresión va avanzando. 

Los resultados de este estudio y el conocimiento preciso de cuánto miR-125b, miR-200c y miR-205 expresan los tumores primarios de melanoma de los pacientes pueden servir para predecir el pronóstico, la agresividad y la evolución del melanoma desde el momento del diagnóstico inicial.

 


3.600 nuevos casos anuales de cáncer de piel

Melanoma es el nombre genérico de los tumores melánicos o pigmentados. A pesar de que la mayoría se originan en la piel, por ejemplo en el tronco o en las extremidades, también pueden aparecer en otras superficies del cuerpo (como la mucosa de la boca, del recto o de la vagina, o la capa coroides del interior de nuestros ojos). Cuando el melanoma comienza en la piel, la enfermedad se denomina melanoma cutáneo.

Actualmente se diagnostican unos 160.000 casos al año en todo el mundo (79.000 hombres y 81.000 mujeres). En España se detectan más de 3.600 casos nuevos anuales.

Si bien el índice de supervivencia es alto (tiene una tasa de mortalidad entre el 15 y 25 por ciento), la incidencia ha aumentado en las últimas tres décadas.

El estudio ha sido realizado gracias a la financiación de las ayudas a Proyectos de Investigación del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), la convocatoria PROMETEO de la Generalitat Valenciana, y el Reto Everest de la Asociación Española Contra el Cancer (AECC).