La optimización de modelos de investigación en roedores facilita el desarrollo de analgésicos para el dolor pélvico crónico, según el Dr Raúl Gómez

La optimización de modelos de investigación en roedores facilita el desarrollo de analgésicos para el dolor pélvico crónico, según el Dr Raúl Gómez

La optimización y refinamiento de los modelos de estudio en animales facilitará el desarrollo de analgésicos para paliar el dolor pélvico crónico provocado por la endometriosis, según afirma el investigador de INCLIVA Raúl Gómez, del Grupo de Investigación en Salud de la Mujer, que ha presidido un grupo de trabajo sobre este tema en el XI Congreso Pain in Europe Bring the future to the present, organizado por el consorcio IMI-PAINCARE.

Durante el citado Congreso, que se ha celebrado entre el 4 y el 7 de septiembre en Valencia, se ha puesto de manifiesto la importancia de los estudios sobre los modelos de investigación en animales, concretamente en ratones, para avanzar en el tratamiento de la endometriosis y que afecta en nuestro país a un porcentaje que se sitúa entre el 5% y el 10% de las mujeres en edad fértil, es decir, entre 700.000 y 1.500.000 mujeres.

Una ‘enfermedad invisible’, que incapacita y genera infertilidad
La endometriosis es una patología que se genera cuando el endometrio, tejido que recubre el interior del útero, en lugar de expulsarse durante el periodo menstrual, se filtra a la cavidad abdominal y se deposita allí, creciendo y formando lesiones sobre órganos y tejidos adyacentes, lo que genera una inflamación crónica que provoca intenso dolor e infertilidad. Así, las mujeres afectadas experimentan periodos de dolor punzante y alta intensidad y/o dolor pélvico crónico, también pre y post menstruales, así como dolor en las relaciones sexuales, al ir al baño o de manera genérica, en el intestino o parte baja del abdomen; menstruaciones muy abundantes; y cansancio y fatiga prolongados.

El doctor Gómez explica que la endometriosis, considerada como una ‘enfermedad invisible’, por la dificultad de ser diagnosticada, aunque no es mortal, sí es grave, en tanto que disminuye la calidad de vida de las mujeres, debido a que el intenso dolor que produce, puede incapacitarlas para la realización de actividades cotidianas.  A los trastornos psicológicos de convivir con el dolor crónico, se le añade la angustia derivada de las dificultades e incluso la imposibilidad de concebir de forma natural. “Y es que, de hecho, la mitad de las mujeres que acuden a los centros de reproducción asistida padecen endometriosis”, añade.

En la actualidad, el tratamiento de la endometriosis consiste en el uso de algunos fármacos anticonceptivos, cuya efectividad es moderada y solo permite paliar parcialmente el dolor. En los casos más graves, se recurre a aproximaciones quirúrgicas para la extirpación de las lesiones endometriósicas. Sin embargo, ni siquiera estas aproximaciones más radicales pueden garantizar la eliminación del color. 

Gómez se ha mostrado optimista respecto a los avances producidos en el seno de los consorcios integrados por la industria farmacéutica y los grupos de investigación gracias a la posibilidad de reproducir en los ratones mecanismos moleculares similares a los de las mujeres que padecen endometriosis, validando un modelo que facilitará el desarrollo de analgésicos eficaces para tratar esta patología.

 

La optimización de modelos de investigación en roedores facilita el desarrollo de analgésicos para el dolor pélvico crónico, según el Dr Raúl Gómez