INCLIVA recibe más de 100.000 euros en donaciones La Fundación Le Cado para investigar el Cáncer de Mama

INCLIVA recibe más de 100.000 euros en donaciones de La Fundación Le Cado para investigar el Cáncer de Mama

Elvira Monferrer, Presidenta de la Fundación Le Cado ha entregado esta semana un cheque por valor de 25.000 euros al INCLIVA para investigar en cáncer de mama, en el marco del Convenio de Colaboración que mantienen ambas entidades.

En nombre de INCLIVA recogieron la aportación el Director Económico de INCLIVA, Vicente de Juan, y la doctora Gloria Ribas que dirige el proyecto de investigación de Cáncer de mama en mujeres jóvenes al que van destinados los fondos. 

Desde que en 2011 se inició la relación entre Le Cado e INCLIVA, la primera ha donado más de cien mil euros a la investigación del cáncer de mama.

La colaboración de Le Cado con INCLIVA apoyando el proyecto de “Cáncer en Mujeres jóvenes menores de 35 años” fue la que permitio que el estudio se pusiera en marcha. La Dra. Ribas explica que “sin su apoyo no hubiéramos podido iniciar el proyecto, ya que las instituciones públicas no sin querían subvencionar sin datos preliminares. Tras los primeros resultados de la investigación en la que demostramos que el cáncer de las mujeres menores de 35 años es distinto biológicamente al cáncer de las mujeres mayores, en esta nueva etapa estamos identificando marcadores moleculares en cáncer de mama de mujeres jóvenes y pretendemos estudiar la evolución del cáncer de mama y las resistencias con la ayuda de la biopsia líquida”.

El estudio se realiza en el Laboratorio de Genómica Funcional del Cáncer dirigido por la Dra. Gloria Ribas, en colaboración con el Grupo de Biología del Cáncer de Mama, que coordina la Dra. Ana Lluch


Sobre el cáncer de mama en mujeres jóvenes 

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer, ésta neoplasia empieza a presentarse en torno a los 30 años, aumentando de forma progresiva su incidencia, hasta afectar al 9% de la población femenina a los 70 años de edad. Supone, en nuestro medio, la cuarta causa de muerte y la primera causa de años potenciales de vida.

Aunque su mayor prevalencia es en mujeres menopáusicas, existen un porcentaje de casos de cáncer de mama en mujeres menores de 40 (mayoritariamente con antecedentes familiares).

A éstas pacientes se les deriva a consejo genético para el estudio de los genes conocidos de alta susceptibilidad al cáncer (BRCA1 o BRCA2). Sin embargo una fracción de las mismas resultan tener los genes funcionales y no ser portadoras de mutaciones en los mismos. La búsqueda de nuevos genes es larga y tediosa y no ha dado resultados demasiado alentadores en este sentido.

En estos casos no se puede orientar a la paciente y familia, las pacientes siguen el tratamiento convencional según las características tumorales. Los tumores de estas pacientes jóvenes suelen ser más agresivos, mayor tamaño, más indiferenciado y era necesario buscar marcadores nuevos y más específicos que permitan un tratamiento más eficaz.

Los primeros resultados obtenidos en el proyecto demuestran que existe un perfil molecular distinto entre el cáncer de las mujeres menores de 35 años y las mujeres mayores de 45 años.

INCLIVA está realizando un estudio completo de desregulación génica, usando moléculas pequeñas no codificantes llamados miRNAs, puesto que se ha visto que tienen un papel regulador que los hace una diana muy atractiva y que son claves en la detección de nuevos mecanismos de tumorogenicidad. Además podrían tener aplicaciones potenciales en la clínica como marcadores para diagnóstico y prognosis del cáncer de mama.

 

Sobre la Fundación Le Cadó

La Fundación Le Cadó tiene como objetivo primordial la recogida de fondos para colaborar en la financiación de instituciones o entes de nivel superior, ya sean instituciones sanitarias con servicios específicos para el tratamiento de este tipo de enfermedad o centros de investigación para la búsqueda de tratamientos de nueva generación. 

Le Cado se creó en Burriana, Castellón, bajo el impulso de su inicial valedor e interlocutor principal, que no es otro que la figura de su Presidenta Dña. Elvira Monferrer Daudí, que a partir de su propia vivencia como afectada por la enfermedad, no se ha limitado a padecerla si no que decidió en su momento ayudar a que esta enfermedad que afecta a una de cada ocho mujeres, por fín tenga un tratamiento que signifique curación. Para ello buscó y encontró respaldo en la empresa familiar grupo Le Cadó, que es la que ha permitido llevar a cabo la constitución de la primera fundación nacional no científica explícitamente creada para la lucha contra el cáncer de mamá.

Los recursos de la Fundación se sustentan en las ayudas y aportaciones voluntarias de personas físicas o jurídicas, estamentos oficiales e ingresos atípicos como la creación de un elemento del sector joyero, donde la empresa productora renuncia a sus beneficios de comercialización y de esta manera apadrina directamente la creación de la Fundación.